sábado, julio 1

De criaturas y otros descubrimientos

Todos tenemos un monstruo. Alguno los descubrimos desde muy jóvenes y nos esforzamos por dominarlo; otras personas prefieren hacerle caso omiso y dejar que su crecimiento sea orgánico. Yo soy de las personas que encontró monstruos potenciales o reales y trató siempre de dominarlos hasta que un día se conviertió en aluien medio aburrida por lo correcta y by the book. El tema es que los monstruos no se desaparecen. Alguno mutan, cada vez que cambia el objeto de deseo o el gatillo que los dispara. A veces solo se refinan ante un nuevo catalizador.
Hace un año descubrí que uno de esos bichos dormía en mí y se movía con pereza pero se hacía sentir con algunos estímulos... como el pobre había crecido escurridizo no calibraba realmente su poder ni sus detonadores (inteligentemente mutó muy refinado él.. pero perro viejo mantiene sus mañas dicen). En ese momento, advertí que monstrito estaba pero "sigue bajo mi control" y parece que me descuidé y le dejé salir a pasear de vez en cuando.
Este año, mi dulce criatura mostró los dientes; y vaya que le han crecido. ¿Püede uno crecer taaaanto en 1 solo año? Resultó que es más instintivo de lo que creí. Resultó que se alimentó de muchos de mis miedos y aprendió a comportarse; resultó que dominó su espacio con amplitud para no interferir en el día a día y esperó su momento para defenderme. En realidad, es mucho más inteligente de lo que pensé, pero cuando se activa me cuestiona tanto las bases de mi persona que si desmayo, it takes control. ¿Me domina?
Algunas batallas pensé por momentos que las perdí. Perder el control en este caso es morir y ser alguien muuy alejado de quien soy hoy en día. Descubrí los detonadores, los mismos de siempre, pero disfrazados. Casi me vence estas últimas semanas. Mostró a sus amigos y caramba que son poderosos. Entiendo su intención. Relamente es buena y aprecio que quiera cuidarme, protegerme del mal, del dolor, de las esquinas de la vida que no estoy acostumbrada a rozar porque trato de andar siempre por el medio. El costo sin embargo, esta vez fue alto.
Creo que lo puse a descansar de nuevo. Quisiera creer que a dormir de nuevo, para luegro otro día sentarnos a discutir acerca de modales, límites y quizá hasta hagamos un trato. No hemos agendado fecha para el evento.
Mostrito, ¿me escuchas? podemos pasear de vez en cuando para mantenerme alerta, ahora bien, la oferta de negociación adulta está vigente. Yo también crecí y maduré. Lamento haber sido negligente con tu formación, ya que es evidente que permanecerás conmigo y hasta cariño te tengo por los favores recibidos.
Sleep well..

1 comentario:

Monique dijo...

Oye Martucha, bienvenidos sean los monstruos porque nos permiten sentir que estamos vivas...

Ahora, quién siempre ha exorcizado demonios, y que más bien hizo el camino contrario cuando los monstruos le pidieron que dejara de rumbear y apurar la vida, porque estaban cansados... te tiene un buen consejo... de mi manicurista...

Esta es una muchacha que siempre tiene cara de buenos amigos, risueña y sin una arruguita... Es pura sonrisa y no se complica por nada...

...

El punto es que en una peluquería uno siempre suele aprovechar para hacer catarsis de miles de cosas, y ella impávida...

¿Su consejo? ¿su modus vivendi? aquí va:

"Yo alejo de mi vida lo que me quita la paz".

Pila con ese monstruo, la gran pregunta que te tienes que hacer es si estás orgullosa con él y si estás dispuesta a aceptarlo. ¿Te va a hacer mejor persona?

Pregúntame luego por los míos con un café.

Besos

Monique