martes, septiembre 23

Un tema: No hay amor más grande

Tengo que actualizarlos en cantidad, porque desde el último post muchas cosas han pasado; cosas buenas, maravillosas y que me haran iniciar un nuevo blog temático. Por ahora les dejo las letras de una canción maravillosa que estoy oyendo There is no greater love de Billie Holiday, interpretada por Chat Baker. Es preciosa, ligera, sencilla, directa, cálida; ideal para una noche íntima con alguien especial, para sentirse especial tomando una copa de vino comindo quesos ricos o simplemente para resaltar cualquier momento mágico, como el mío en este instante: amamantando ;-)


"There Is Not Greater Love"

There is no greater love
Than what I feel for you
No sweeter song, no heart so true

There is no greater thrill
Than what you bring to me
No sweeter song
Than what you sing, sing to me

You're the sweetest thing
I have ever known
And to think that you are mine alone

There is no greater love
In all the world, it's true
No greater love
Than what I feel for you

jueves, agosto 14

Preparativos: bebé está por llegar

... y eso significa pensar en todos los detalles de lo que necesitará en sus primeras horas de vida en la clínica y luego al llegar a casa.

Desde comprarle un detergente especial y exclusivo para él,


para lavarle su ropita a mano,
acomodársela planchada y por "edad",
arreglarle su espacio en la casa,
tenerle su cobija lista para recibirlo en su cuna
(sobre todo cuando es la cobija que su abuela cosió a mano)

También hay que preparar la maleta para la clínica.

Eso implica desde organizarle a él sus combos de vestuario,
tenerle pañitos varios para limpiarlo,

así como incluir muy arregladita lo que usará mamá,

y acomodarlo todo en una maletita pequeña.

Además en casa hay que tener a mano todo lo que hará falta para su cuidarle el ombliguito y cambiarlo justo cuando regresemos de la clínica.
Mi bebé debe llegar en cuestión de días, horas quizás, no sé.. solo sé que falta muuuy poco. Queremos que sea parto natural así que ando en la casa apresurando el ritmo, revisando una vez más los preparativos, tratando de mantener mi ansiedad bajo control (no es fácil) y enfocándome en tener todo a mano para que al sentir que es EL momento, salgamos rápido y tranquilos a la clínica. Solo sé que estamos en cuenta regresiva para tener a nuestro primer hijo en nuestras manos y eso es una sensación ¡¡indescriptible!!

miércoles, agosto 13

Inesperada sorpresa: cena de aniversario

... por partida doble, atemporal, gourmet, rica.

Nunca me dio señales ni indicativos. En mi mente, nosotros ya habíamos celebrado nuestro 3er aniversario de bodas en la intimidad de la casa, en una cenita familiar que preparamos juntos y acompañamos con un vino súper rico, especialmente apartado y seleccionado para ese día. Pero me equivoqué.


Mi esposo se había quedado con una espinita chiquitita en su interior: nuestro aniversario fue hace ya casi 2 meses pero ese día él estuvo de viaje por trabajo y regresó varios días después. El día D, estuvimos en contacto, hablamos varias veces, puedo decir que
estuvimos juntos en la distancia y todo en órden. Para ambos fue rarro pasarlo distante físicamente pero estábamos claros de que celebraríamos al volver, de la manera más adecuada, en el momento preciso... con esto de la barriga tampoco es que nos íbamos a poner a inventar mucho. Y así ocurrió.

Él regresó y a las pocas noches organizamos nuestra cena muy rica, muy personal. La preparamos juntos, él eligió un meridaje divino con una cava específica (marca tal, de tal
país, método tradicional, hiper fríia... ) que buscó durante el viaje y que a mi me supo a gloria después de varios meses sin probar casi ni una gota de vino, esta cava estaba deliciosa. El día fue positivo para ambos y luego en la noche la cena puso el broche de oro. Esa fue nuestra celebración.

Para mí estuvo genial: estuvimos juntos y el balance ha sido muy bueno. Como pareja estamos en un momento de cambios muy positivos que estamos afrontando juntos de la mejor forma que hemos conseguido, hemos crecido, agradeciendo a Dios toda la ayuda que nos da a diario y todas las bendiciones que durante 2008 no ha cesado de enviarnos... para mí fue un bello aniversario y así se lo dije esa noche. Para él por lo visto algo seguía faltando.

Así que ese viernes empezó su habitual estrés desde temprano.
Que si luego de ir a casa de mi mamá tengo otros planes, que si a que hora regreso, que si esté lista para salir, que un amigo nos invitó, que a las 6 estoy llegando
... y yo,
como lo conozco tanto, al límite del fastidio por la insistente presión, traté de tomarme la tarde con calma pues luego de tantas veces oyendo esta repetición de recordatorios y frases insitentes, una aprende y sé que del apuro solo me queda el cansancio. Sí, anjá...Tranquilo, acá estaré en casa, vestida; anjá; me cuentas luego qué cosa es, sí esperándote. Y a las 6 yo estaba aún en casa de mi mamá sin apuros ni angustias.

A las 6:30 pm yo en casa, él en la vía, seguía con la presión. A las 7 pm yo vestida muy inf
ormal, él frente a la computadora sin arreglarse. A las 7:10 yo molestosa empiezo a recordarle sus propias palabras vestida, lista, salir al llegar, etc. ¿Y qué pasó amigo? ¿cuál es el plan? En cuestión de segundos se bañó, se vistió y se puso bello. Al verlo tan elegante me molesté por su poca presición respecto al lugar, el tipo de invitación, ni el tipo de vestimenta, ahora yo no estaba a la altura.

Extrañamente, sin molestarse, me invitó a ponerme más bonita si eso me hacía
sentir mejor, sin presión de hora ni nada (ESTO OCURRE 1 VEZ CADA MIL AÑOS). Lista, arreglada, bonita, son una sonrisa salí de casa aun sin saber a donde íbamos... hasta llegar a una casa en Chuao donde nos recibieron par de antorchas encendidas, puertas generosas y un salón amplio a media luz.

La sorpresa
Nos recibieron muy atentos. El salón era nuestro; nadie más estaba, solo la anfitriona, el metre, las mesas y nosotros. Todo un lujo.

Allí fue cuando ante mi boca enormemente abierta, imposible de cerrar, me explicó que
Como no tuvimos aniversario y en vista de que pronto no podremos salir así juntos de noche pues esta es tu sorpresa. Yo mantuve la boca abiert
a como por 15 minutos más.

Estábamos en el Instituto Culinario de Caracas donde cada noche de jueves y viernes funciona el restaurante de Sumito Estevez. Este es un lugar muy acogedor, donde solo hay como 12 mesas dispuestas para que no más de 50 personas degusten sus platos en una velada íntima, personal, gastronómicamente suculenta, con atención muy personal y rápida. Me sorprendió. Mi esposito set me up y caí como un corderito, inocente y feliz. Fue súper refrescante volver a salir como adultos a cenar y más aún al restaurante de Sumito, un lugar donde tienes que reservar con antelación superior a los quince días en el mejor de los casos.

Ultimamente mis salidas siempre eran familiares o los encuentros con amigos eran a plana luz del día, almuerzos, brunchs, parrilladas, o con la gente de la oficina rápido y cordial... con Jesús pocas veces tengo este privilegio así romántico y privado.
Al rato llegaron unos comensales más, un grupo de 4 personas por allá, unos viejos amigos más acá... nada d
e niños, nada de algarabía universitaria, nada de música alta ni pantallas de video ni humo ni fumadores ni nada parecido. Un ambiente relajado, adulto, serio sin ser muy formal ni rígido, con buena bossa nova-jazz-soul-electrónica down tempo de fondo... un lugar para comer rico rico, con una buena compañía y un excelente vino. Nuevamente, él hizo un meridaje muy apropiado con la cena.

La carta, 100% para mi (en el sentido de que Sumito solo prepara 2 platos y uno reserva mesa sin saber qué servirá el chef ese día). Mi selección parecía diseñada pensando en mis gustos: Crema de auyama con queso de cabra y almendras con espuma de algo (no recuerdo), seguido por un arroz cremoso con espinaca y centro de queso de cabra derretido, finalizando con un postre de frutas varias en el cual, la mezcla de fresas con mango, lámina de mango y cuadritos de ge
latina de otra fruta sabían exquisitos.


la cremita el arroz el postre

Para él, la selección también fue certera:
terrine de pulpo como entrada seguido de
atún con pimiento de piquillo y salsa de sofrito. Ambos degustamos el mismo aperitivo, un sorbete de zanahoria con aroma de pepino y también el mismo postre.



el sorbete la terrine el atún

Mi esposo nunca se hubiera sentido a satisfecho cenando arroz ni se hubiera complacido con la cremita; así que ambos estuvimos muy agradados con la propu
esta, y luego con los sabores de cada uno de los platos.

Les recomiendo que se acerquen. Vale la pena sin duda alguna. Cuando uno quiere comer rico sin importarle mucho conocer de antemano qué comerá, solo movido por la certeza de que la comida será excelente, se disfrutará en un ambiente muy grato y se compartirá con la companía correcta (pues la lleva uno, junto con su vino o bebida deseada), acercarse al Instituto Culinario de Caracas un jueves o viernes en la noche de 7:30 pm a 9:30 pm es una muy sabia decisión. Dense el regalito y ¡Súper Buen Provecho!

sábado, julio 26

Ando crecida: de talla, de emoción

de nervios y expectativas pues ya ando en la recta final del embarazo: semana 36... y contando.

El bebé debe estar al llegar en cualquiera de las próximas semanas; todos dicen que desde la semana 35 (semana en que par de mis sobrinos se antojaron, uno con éxito y al otro lo aguantaron 2 semanitas más) cualquier día puede suceder que bebé se anime a presentarse.

Las cosas van mejor en casa: la cuna está armada, la maleta del hospital también, coloqué el coche en un lugar más "accesible" y estoy tratando de que mi esposo deje de lado la rezongadera y se centre en lo que nos queda por ordenar. La casita es muy pequeña y debemos ajustar todo para que nuestro primer hijo tenga su espacio.. y no ha sido muy fácil.
Como quiera que sea, ando feliz, viendo con asombro cada día cómo se mueve la panza, cómo se sube, se apuntala, se ondula; esto es toda una experiencia.

Lo gracioso (o irónico): ahora es cuando ando sufriendo síntomas de embarazo, ahora después de 8 meses y pico puedo decir que en este trimestre sí me tocó sentir lo que pasan muchas madres: reflujo (4 ó 5 veces a la semana en la noche), mal dormir (por ir a cada minuto al baño a hacer pipí o por el reflujo), falta de energía (muuucha), cansancio, falta de aire (a veces haciendo cualquier tontería), estreñimiento (un mal de los peores...casi como el reflujo) y por supuesto, calambre en las piernas (de vez en cuando).

Lo sabroso: oir que algunas personas -y varios clientes- no han percatado mis dimensiones ni mi estado y se sorprenden de verme "Oh pero estás embarazada" (y me acababan de ver hace menos de 1 mes), "Niña venga por acá" (y me hacen sentir ligerita, jovencita). También como me dijo una peluquera cuando tenía quizá menos de 5 meses y le aclaré que estaba casada "¡Chica!... pero si te golearon!" esta frase de genuina sorpresa me ha parecido la más increible, jeje

Lo especial: el trato super lindo que recibo de gente forma inesperada, y al que gracias a Dios, me acostumbré y agradezco mucho (porque yo soy una cabeza dura). Gestos como dejarme estacionar con valet-parking en la oficina para que no tenga que caminar tanto en el sótano y sobre todo evitar subir las escaleras para llegarle a los ascensores; el que me cedan el puesto en el Metro incluso obreros que se ven muy agotados de su faena; o que me ayuden a mover la laptop de una oficina a otra o incluso que los clientes lleven por mí el carrito de la laptop sin que se los pida.

Lo único: volver a aprender muchas cosas sobre mí, mi cuerpo, mis emociones y sobre lo que es esto del embarazo. Además, permitirme cosas como relajarme conmigo mismo, permitirme momentos de alegría llorona. Y claro, en la clase materna he explorado un poco ese lado no tan Marta y validar lo que sé, lo que he leído o me ha dicho mi mamá con las experiencias y formas de ser de mis compañeras de clase es muy enriquecedor.

Lo nuevo: cada día casi todo. Desde ver cómo cambia la barriga durante el día, hasta imaginar cómo estará posicionado bebé o qué parte de su cuerpo reacciona cuando lo acaricio. Aprender a ser una persona con una faceta diferente: modo mamá activado.

sábado, julio 12

Preparando BabyShower: sorpresas

... que da la vida. Nunca imaginé que me vería a mi misma preparando una fiestita de este tipo hasta que me encuentro inmersa en ella.

La barriga ha seguido creciendo, cada vez más y cada vez mejor. El embarazo gracias a Dios me ha tratado con cariño y es en este trimestre cuando estoy sintiendo alguno de los malestares y molestias que muchas futuras mamá sienten desde que inicia este "viajecito materno". De las cosas más extrañas es que de pronto, un día amanecí con el Modo Mamá activado y no he podido apagarlo... creo que ya no es posible reversarlo.

Así que de un día para otro me vi googleando por información relacionada con BabyShowers (B.S) y entusiasmada con la idea de hacerle uno al bebé. Las amigas que me conocen saben que si bien me encanta organizar fiestas y reuniones, este particular tipo de reunión no es mi estilo; confieso que éste es apenas el 2do B.S. al que asisto en mi vida... y ¡es el mío!


Me fijé como meta hacerlo pequeño, manejable, sencillo, práctico, mixto y con un bajo nivel de
"bebesismo" porque "no es mi estilo". Lo pensé más como una reunión de amigos, de esos buenos amigos a quienes por razones diversas no he podido ver con mayor frecuencia y con quienes siempre estoy en contacto via SMS, email, chat pero no cara a cara. Quise que mi familia estuviera un rato ameno de diversión diferente donde pudiéramos compartir todos porque tampoco es tarea fácil lograrlo por las agendas que llevamos cada cual en su dinámica.

Y así empecé, con el falso objetivo de hacer 3 actividades/juegos tradicionales de B.S., mientras disfrutamos de un sano brunch dominical.
Pero el Modo Mamá se activó y empezó a dar órdenes, generar ideas, propiciar cambio a (de humor, de planes, de prioridades, de humor). Como fui yo quien se entusiasmó de pronto, de golpe y porrazo como quien dice, mis amigas no tuvieron tiempo de organizarse. Eve, la panita, la súper amiga y mano derecha de siempre, sí me había dicho en una época que quería organizármelo peeeero mi típico estilo Anti-mamá la había hecho desistir (aunado a otros factores).

Así que cuando se me metió la decida idea de este asunto, a la primera persona que le dije de mi repentino cambio de modalidad fue a ella:
- Amiga y ¿cómo vas a hacerlo? ... y yo cual Beatles: Con un poquito de ayuda de mis amigos.
y de mi mamá, de mi hermana, de mi esposo y de mis cuñados.

Y luego le dije a mi mamá, mis hermanos, mis familia política y finalmente a mis amigos.

Todo se reorientó. La reunión de amigos con B.S en 2do plano mutó a BabyShower con todas sus letras y asociaciones. La decoración adulta y fresca pidió una recarga de bebesismos que le impusiera el tono neonatal. Los recuerdos que iban a ser detalles simples se transformaron en reflejo del kit de B.S. típico y la comida se diseñó según ideas de menús recomendados para este tipo de eventos. Sí he mantenido la cordura: nada de pasterles de pañales ni competencia de papillas, tampoco me fuí por el tradicional y (a mi modo de ver "pavoso") girly-like B.S. ese donde solo amigas y mujeres se reunen a hablar de sus experiencias maternas mientras se ponen cursis, hacen juegos y se dan consejos, cuenta anécdotas y cosas así....
Por fortuna aún sigo siendo yo, la misma de ayer, pero "endulzada por el embarazo" y la cercanía del bebé. Este será un B.S. mixto, con juegos y cosas divertidas pero trataré de evitar los momentos llorones porque de esos seguro vendrán a futuro y yo solo quiero risas y alegría.

Así que aquí estoy ahora sentada inflando globos, con una lista de objetivos de fiesta totalmente diferente a la nació en el inicio, pensando en que todos sigan pasándolo bien haciendo tonterías y jugando ¡juegos tradicionales de B.S.! con variaciones de mi propio peculio, aprendidas en mis épocas de chica campamento cuando estaba en el colegio.

¿Qué te puedo decir? ni yo mismo pensé que sería así y a pesar de lo costoso que puede ser, de los detalles que saltan a mi mente porque quiero hacerlo cada vez mejor, más arreglado, más empalagoso (hasta un límite soportable); mientras más pienso qué otras cosas podría incorporar para que sea más divertido y haya algo de atractivo para los diversos rangos de edad que asistirán al BabyShower; mientras más planifico con la falsa idea de trabajar poco delegando mucho en Eve (gran responsabilidad: Coordinadora de regalos, invitados y detalles logísticos complementarios), mi esposo (coordinador de juegos y actividades), mis cuñados (recuerdos, comida, bebida) y mi mamá (salón, postre) y mi hermana con mi sobrino (decoración); más me doy cuenta que soy incorregible, una niña grande súper emocionada por la fiestita de bebé, me doy cuenta de lo que será mi vida a futuro pensando en cómo hacer cosas originales para bebé en las que los adultos tengamos un espacio definido y armónico, pesando y sintiéndome sensible, fastidiosamente sensible, ante cualquier complicación o negativa que pueda tener, pero también entusiasmada por las sorpresas que puedan presentarse y eso en definitiva ¡me encanta!

sábado, mayo 31

Mariana me preguntó: y te respondo

... lenta pero segura de que sabrás hacer lo correcto: mirar hacia adelante, fortalecida.

Hace un par de días recibí este inquietante comentario en un post del año pasado. Traté de responderle a su email o en su propio blog, pero no encontré ninguno de ellos, así que te respondo por esta vía Mariana, esperando que el mensaje te llegue a tiempo.


"mariana1988 ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Cartas de amor, dolor, adiós: a veces hace falta":

hola mrtis
yo concuerdo realmente contigo pork yo misma he tomado un lapiz y he dejado k mi alma de desahoge y en cada trazo y curva k hago para insertar una palabra voy sltando este veneno lleno de amargura k me esta matando.... y cuando no tienes amigas con kien desahogarte esa es tu unica salida pork si no lo dejas salir acabara matandote en vida justo como a mi me esta pasando....
estoy muriendo en vida... pero te tengo una pregunta...
k pasa cuando escribir todo ese dolor k a la larga se convierte en un veneno k mata poko a poko el corazon no es suficiente?
dime por favor martis que pasa cuando no tienes con quien desahogarte y el escribir todo no ayuda k debo hacer? quien o que me puede ayudar entonces?
ayudame martis, ayudame a no cometer una locura por el dolor tan grande que llevo dentro dame aunk sea una pequeña esperanza por favor contestame aunk sea una de mis preguntas que talvez para ti no signifiquen nada pero para mi puede ser la diferencia entre la vida y la muerte...
gracias por la atencion
atte: mariana
nuevo laredo tamaulipas"

Mariana, tu comentario me dejó pensando un rato luego de haberlo leido. Quisiera poder conversar contigo y entender mejor qué está ocurriendo y porqué te sientes tan desesperanzada, tan contra la pared y sin salida. Yo suelo pensar que TODO tiene una posibilidad de resolución aunque muchas veces una misma no pueda verla con claridad mientras se está inmersa en el problema.

Te respondo con base en lo que sé y en lo que soy. Solo trato de entenderte y como amiga te digo que quizá no tenga una respuesta satisfactoria para ti, o quizá pienses que no comprendo a cabalidad tu dolor -probablemente es así- ahora bien, el simple hecho de haber pedido ayuda es un progreso muy bueno y te felicito por querer salir de tu problema.

Veo que empezaste a andar un camino de tristeza y desamor, y por tu sensibilidad, te sientes dominada por el exceso de pesar, de negativismo circundante y piensas que has perdido fuerzas. No de caigas. Nunca decaigas, ten fe en tí misma y en tu fortaleza para superar esta etapa dura y dolorosa.


Cuando dices que el dolor lo has tratado de drenar con la escritura pero sientes que es más grande que tú, que está rebozándote y llenándote de amargura, temo que pienses en dejar de escribir porque te parece esteril. No lo hagas. Escribir realmente ayuda a sanar la mente y el alma. No es una tarea con resultados inmediatos y es allí donde te pido que seas benévola contigo misma y dejes que el proceso terapéutico y sanador de la escritura surta efecto. Verás: los sentimientos negativos reprimidos implotan en nuestra mente, y de allí se transforman en malestares para el cuerpo. Sacarlos del sistema, literalmente, es dejarlos fluir fuera de tí para que no te corrompan.

Podría recomendarte que hagas alguna clase de ejercicio físico de contacto como kick-boxing, donde la rabia, la furia y el desamor lo transformas en energía motora, que descargas a fuerza de patas y puñetazos contra los entrenadores o contra los artículos complementarios. Pero veo que eres alguien más bien sensible y quizá esa no sea la vía para tí... así que la escritura es una opción muy buena y recomendable.

Escribiendo para Sanar
La clave: escribir y pasar la página. El sentido de la terapia de escritura es sacar del sistema lo que nos amarga, lo que nos duele, lo que nos hace infelices; e irlo cambiando por pensamientos y frases que nos construyan mas allá del incidente, mensajes que nos fortalezcan y nos recuerden las razones por las que amamos vivir, las razones por las que nos sentimos orgullosas de nosotras mismas y de nuestros logros.

1) Empieza por sacarlo todo tal como es. Cuando escribes en una hoja lo que te está torturando procura sacarlo tal como lo sientes, sin medias tintas, sin colores pasteles. Lo ideal es escribirlo sin fijarnos en la correcta sintaxis de cada frase. Al inicio lo fundamental es SACARLO de TI. Si imaginas que tu mente es un enorme tarro con arena, cada frase que escribas en ese papel, debe ser un grano de arena que sacas de ese tarro; al hacerlo se va abriendo espacio, va dejando un vacío y cada vez ganas mayor espacio libre.

2) Deja reposar y elimínalo: Cuando termines de escribir una hoja (es decir, por ambas caras del papel) coloca siempre un punto y final en la última frase. Respira, respira hondo y con calma. Ahora debes prometerte no regresar sobre ese escrito ni sobre ese tema específico que has escrito. No lo releas, no te regodees en tu sufrimiento. Tema escrito tema superado. Cada día escribe algo, aunque no sientas ganas de hacerlo, aunque se refiera a otro problema y no el que te agobia en primer lugar, escribe lo que te hace sentir mal, cada día una hoja. Repite ese proceso durante toda 1 semana y recuerda: Tema escrito, tema superado. Al final de la semana junta todos esos papeles que has escrito, amárralos con una cinta si lo deseas y quémalos (o quémalos uno a uno, como te sientas mejor). Simbólicamente estás reforzando el hecho de que eres tú quien controlas tu vida y no son las circunstancias, ni siquiera tus sentimientos, los que te controlan a tí.

Ahora vas a reconstruirte, a darte tu propia palmadita en la espalda.

3) Escribe: nuevamente vas a escribir -1 hoja diaria como mucho- lo que te hace daño. Pero se específica, céntrate en un solo aspecto del problema y desmenúzalo tanto como puedas. Con este proceso empezarás a ver realmente las cosas en su justa medida. Quizá salgan claramente las áreas que puedes mejorar en tí misma y en tu relación, y seguramente te percatarás de las cosa que a tu pesar, no puedes controlar porque no pertenecen a tí, pues esas cosas escapan de tus manos por su propia naturaleza, así que esas cosas debes dejarlas ir.
Cuando termines de desmenuzar coloca siempre un punto y a parte al final de cada párrafo que escribas. Simbólicamente en tu mente estás separando momentos y estás cerrando ciclos.

4) Agradece: Deja espacio sin usar en la página (media página puede servirte). Allí vas a escribir 3 párrafos (oraciones, frases, líneas, lo que desees) de agradecimiento. En el 1ero agradeces al universo/Dios/o ese ser superior en quien creas. En el 2do agradeces por tu entorno: familia/amigos/perros/gatos/vecinos/trabajo y en el 3ero agradeces por ti, por quien eres, por lo que vales, por tal o cual característica que tienes y te hace especial/te gusta/te motiva/te hace tú.

5) Pide: Ahora tienes que pedir, y pedir con el corazón tan abierto como cuando agradeciste. Pide un deseo, una bendición, un regalo para cada una de personas/animales/vinculaciones que nombraste en la actividad anterior. Pide por su salud, su alegría, su felicidad, su logro de algo específico, pide para su bien, pide para su libertad, para su equilibrio, pide con convicción. Todo lo bueno que una desea sinceramente para alguien, se materializa y además nos regresa duplicado.... ocurre igual cuando uno desea desde el corazón un daño, un castigo o un mal para alguien, TODO se regresa por duplicado. Yo estoy totalmente convencida de la reciprocidad del universo, lo he experimentado en carne propia Mariana.

¿Aun escribir no es suficiente?
Entonces buscar ayuda es lo indicado.
Escribrir es un comienzo, un camino lento y seguro, que puede acompañarte mientras sigues ayudándote por otros medios. Acudir a un consejero, hablar con un psicólogo, hablar con un cura o un profesor a quien estimes y en quien confies mucho... incluso, hablarle a un blog ayuda mucho. La premisa es la misma: sacar las ideas que se agolpan en la mente y que nos nublan el entendimiento. Sacarlas todas y ponerlas en perspectiva.

Muchas serán ideas "bomba" que cuando salen detonan y nos llenan de nada.. porque solo nacieron por el contínuo roer de las mismas ideas, es puro aire caliente y nos está matando. Otras ideas son hechos, que hay que analizar, examinar y tomar acciones: si te pertenecen a tí trabaja en ellas; si no están en tus manos (muchas de nuestras preocupaciones NO están en nuestras manos, una las toma para sí e intenta forzarlas pero eso nos hace sufrir) DEBES dejarlas ir, debes dejar que tomen su rumbo y DEBES ser fuerte para ver cómo se marchan sin que intervengas.


Mi consejo final
Consiéntete, quiérete, mímate, ayúda a alguien/algo: busca felicidad en las cosas simples de la vida. En un ave revolotenado encima de una flor (no pienses en significados, concéntrate en el ave y siéntente feliz); en una mañana tendida en la playa viendo a la gente disfrutar (sin quejarte de que me veo gorda, mi traje de baño no está a la moda o hace mucho calor; solo disfruta el momento sin racionalizarlo).

Disfruta cuando manejas por calles concurridas y consigues las luces en verde; alégrate porque fuiste al mercado y la fruta que buscabas estaba en oferta; compra una plantita y cuídala con esmero sin agobiarte ni agobiarla, no es una competencia; y REGALATE un momento de belleza corporal (manicure/pedicure/masaje/limpieza facial; no corte ni teñido de cabello; aun no). Verte mejor ayuda a que la autoestima aumente, sentirse linda hace el ambiente parezca más ligero y bonito; disfrutar la alegría de las pequeñas cosas, los breves momentos de la naturaleza, la simpleza de una sonrisa tiene un efecto sanador inmediato que se refleja progresivamente en nuestro ser. No lo dejes pasar.


Mariana, espero de corazón que esta respuesta llegue a ti, sin ser demasiado tarde. Mantén la confianza en ti, mantén la frente en alto, camina erguida, triunfadora, tú puedes salir del foso con ayuda tuya y de tus amigos cercanos, lejanos y virtuales. Deséale bien DE CORAZON a quien hoy te amarga, dale su espacio y déjalo ir; tú eres una persona muy valiosa para abatirte por las circunstancias. Además, todos los retos que conseguimos superar en la vida nos dejan una enseñanza enorme y cuando una comprende esa lección es insuperable el gozo y la paz que llegas a sentir. Muchas cosas no tienen explicación y quizá el aprendizaje sea ese: aprender a dejar ir lo que no me pertenece y sentirme en armonía y paz a pesar de ello.


Un abrazo cálido Mariana.

PD: cuando hayas superado la fase más oscura de todo, es momento de perdonar. Aquí aprenderás una técnica sencilla, que puedes ejercitar también escribiendo. Bye!

viernes, mayo 30

Baby shopping en Panamá 2: todo bien

... lindo, economómico y muy variado. Teníamos ciertas dudas porque nunca pudimos realmente ver las tiendas panameñas por internet, algo que nos hubiera gustado mucho para orientarnos tanto en su ubicación, como surtido y precios, pero ese detalle no nos iba a detener.

Nuestro viaje flash (3 días) transcurrió exitosamente. Era nuestra primera vez en Panamá y junto a mi objetivo de ir a comprarle las cosas a bebé, mi esposo llevaba su plan de comprar vinos específicos (que no importan al país, o peor aun, que venden con un sobre preciosimlresionante... además de conocer la ciudad) y un plan adicional, no comentado, que era hacer turismo. Apenas nos bajamos el avión corrimos al hotel a dejar nuestras cosas para ir a explorar el centro de comercial Albrook Mall, uno de los más recomendados por todos los conocidos a quienes les preguntamos.

Día 1: aprovechando hasta el final
Acostumbrados como estamos en Caracas a que los centros comerciales cierren tarde (9 :00 pm regular, y 11:00 pm en época navideña) nos confiamos de los consejos del taxista quien insistió en que teníamos vida en el lugar hasta las 10 porque era día de quincena y la gente salía a comprar y disfrutar... pero no fue así. Llegamos a muy pocos minutos del cierre total de todas las tiendas, entiéndande: 8 de la noche. Caminamos con entusiasmo y curiosidad, buscando lugares para bebés, infnatiles, grandes almacenes mientras que a nuestro paso luces que se apagaban, empleados saliendo, gente caminando a la salida, jeje no nos hubiera importado tanto -porque este paseo de reconocimiento fue muy útil- sino fuera porque incluso la feria de comida y algunos restaurantes también estaban cerrados y nosotros estábamos hambrientos. Así y con todo, logramos aprovechar una de las zonas del lugar, cercana a los cines, Alberto's una pizzeria donde comimos MUY rico y económico.

Día 2: Operación Comando.
Salimos temprano a comernos la ciudad, es decir, empezamos turisteando. La razón: allá todo el comercio despierta luego de las 9 de la mañana y nosotros estábamos desayunados a las 8. Tuve ciertos desencuentros con Jesús cuando me mencionó su plan de conocer la ciudad para que "no todo fuera tiendas" porque ESO era la única razón del viaje pero como me aseguró que sería solo antes de inciar las compas y que no interferiría dejpe pasarlo.

Este era nuestro día largo así que pensé en ir a las tiendas en Albrook Mall en la mañana, almorzar en el lugar, salir a Los Pueblos, y de allí al hotel a descansar. Yo pensé en comprar con relativa calma en vista del embarazo, pero Jesús pensó en hacerlo todo en 3 días con la velocidad del rayo... algo típico en él cuando viaja. Allí empezaron los "problemitas".

Antes de empezar el tour de compras salimos a caminar la zona, ver algo de la ciudad, recorrerla, cosa bastante interesante conlas tranquilas vistas de Panamá, el naciente Coast Way, la gente simpática y sin el calor agobiante que lo acompaña a uno TODO el día. Este recorrido tomó hasta más de las 10:30 de la mañana. Ya el plan se empezaba a estropiar para mí. En Albrook si acaso pude ver cuarta parte del recinto. Es muy grande y a mi me gusta disfrutar de la tiendas, comparar calidad y precios antes de empezar a comprar y no pude hacer nada de eso. Sin haber visto casi nada -ni comprado nada por mi aún existente exceptisismo- salimos a Los Pueblos, una muy extensa zona al aire libre donde se ubican mayorista, minoristas, tiendas de toda clase, es un ENORME centro comercial al aire libre. Allá todo fue terrible. Mi esposo no quizo almorzar antes de irnos de Albrook y mi merienda de media mañana no me hizo efecto alguno. Caminamos, caminamos, vimos, nos acaloramos, sudé mucho y ya muy molesta porque no veía lo que quería comprar EXIGI comer y bueno ese fue otro reto.

En Los Pueblos no hay restaurantes propiamente, solo vimos puestos de comida informal -que a mi me parecían muy insalubres o otros eran poco adecuados para mi dieta materna- y cuando tengo mal humor + calor me empiezo a desesperar. Agotada, Jesús malhumorado y hambrienta decidí comer en subway. El se animó luego y me acompañó con una tontería que ocasionó otro incidente porque "yo debía haberle traido su cepillo de dientes y ahora él no podría estar así el rsto de la tarde". Un encontronazo ideal para el calorón y el malestar general que me causaba la temperatura. Tanto que no aguanté. Entré a una tienda donde el surtido de bebés sí me gustó pero no estaba el coche que yo quería y me puse a llorar literalmente: estaba molesta, cansada, acalorada, sudada (¿dije que el Aire Acondicionado brilla por su ausencia en muchas tiendas y quienes lo usan es en temperatura mínima????) y peleando con mi esposo por un cepillo de dientes ¡DIOS! Panamá empezaba a verse mal.

Nos tomó un rato calmarnos, hacer las paces, recuperar el aliento (también debíamos entrar a ver tiendas de adultos, audio, video...) y seguir marchando. Casi tirando la toalla no indicaron que habia una tienda buena para infantiles y una vez más me animé. En general, me pareció que el surtido infantil no es mucho ni muy bonito ni variado en los almacenes... luego descubrimos 2 que sí tenían de todo y la maravilla Farmacias Arrocha, a donde entramos casi por mera casualidad. Me repuse totalmente cuanto empecé a comprar y compré con gusto decenas de caministas, monitos, pijamas, cocolisos y conjunticos de bebé para el diario.

Antes de buscar un taxi para irnos, pasamos a la farmacia para comprarme algo para el dolor de cabeza que me causó el calor y la sed. Entramos a Farmacias Arrocha y me volvió el alma al cuerpo. AIRE ACONDICIONADO!! ¡¡¡¡que enfría!!! Se sintió muy bien. Vimos cunas y esterilizadores que hubiera querido llevarme directamente pero no teníamos maniobrabilidad en ese momento.

Luego, más animada, llegamos aOca Loca donde conseguí el coche ideal... solo que quedaba el de exhibición y estaba resquebrajadas la goma del mango así que tuve que dejarlo (y mi mal humor regresaba a mi) pero junto a él otro coche genial con casi todos los requisitos que buscaba -solo le faltó la bandeja para que bebé coloque objetos o comida) me picó el ojo y me lo llevé luego de deliberar varios minutos. Cerramos la compra contentos, con las cositas de bebé y Jesús con algo para él.

Pensé que sería todo por hoy pero no fue así.. en el Hotel cambiaron los planes....

sábado, mayo 24

Babby -shoppin en Panamá 1: toda una experiencia

... divertida, sofocante y alocada que hicimos hace unas semanas.

Luego de recorrer varias tiendas (desde almacenes hasta especializadas) en busca de cosas para bebé y comparar los precios, llegué a la conclusión que era mejor plan irnos a Miami o a Panamá, compar todo, hacer algo de "turisteo" (lo cual para mi era absolutamente accesorio y secundario) y regresar con todo lo que bebé necesitará en sus primeros meses de vida. La inversión era muy similar.

Tuvimos algunos intentos fallidos, varias rabietas y peleas de pareja por este tema. Mi esposo si bien decía apoyar la idea, actuaba como si prefiriera boicotearla cada vez que tuviese oportunidad, albergando quizá la muy vaga esperanza de que yo cambiara de opinión. Negativo y Dios además nos dió ayudas e incentivos inmejorables a medida que se cristalizaba el plan de compras para bebé.

Reto N° 1: los pasajes
El viaje se concretó en 1 semana.
Por la fecha y el destino no había buenas perspectivas. Actualmente viajar 1 persona a Panamá desde Caracas cuesta solo un poco más que irse en un paquete (hotel + avión) 2x1 a Miami. Nunca hay cupo disponible y el precio es astronómico.

Pero la mano de Dios empezó a ayudarnos: luego de horas viendo folletos, chequeando la web, pasar a agencias de viaje, rogarle a los amigos, apelar a recomendaciones, salté de internet a una agencia muy gande y conocida y empecé con ellos por teléfono. Yo estaba casi segura de que no había oportunidad cuando el chico me dijo "es que las ofertas que están publicadas en nuestra web son viejas, ya no están vigentes". Casi muero del impacto pero seguí adelante.

El chico muy gentil buscó día a día un espacio, alguna cancelación porque yo quería viajar YA, no en junio... y así fue. Consiguió 2 cancelaciones para un fin de semana, volando sin escalas y regresando en el vuelo de la noche, todo sonaba bien. ¡AH! lo cupos se correspondían con precios "manejables" el promedio era de 3 mil Bs p/p (sin impuestos) y estos salieron 30% más económicos (impuestos incluidos).

El detalle: hoy era miércoles, salíamos de viaje el jueves siguiente y regresábamos el domingo (solo 3 días en Panamá); además, la tendríamos
la certeza del hotel el lunes de esa misma semana del viaje... Aún así compramos. El viernes nos dieron los pasajes impresos.

Reto N° 2: los dólares
Tener los pasajes nos aliviaba mucho pero dada la situación cambiaria de mi país, decir "compro pasajes al extranjero y me voy" sin pedir los dólares que el gobierno le aprueba al viajero, es un lujo que contadas personas de clase media trabajadora como nosotros puede darse. Nosotros no podemos darnos ese lujo.

El detalle: Los trámites para lograr los dólares oficiales suelen tomar entre 07 y 15 días laborales ... nosotros teníamos 4 días laborales.

Los trámites incluyen llenar una planilla on-line a la cual solo se puede acceder un día de semana específico, durante las horas aprobadas para esa consulta. Los días se asignan de acuerdo al número de cédula de cada quien y el tráfico del site es tan alto en vista de estas restricciones, que lograr conexión a veces toma muuuuchas más horas que las establecidas para conectarse.

Jesús casi tira la toalla.... y yo también. Hicimos lo que pudimos. Él ya tenía adelantada la apertura de cuenta bancaria donde debe estar su dinero disponible en bolívares, para que el gobierno con base en eso, le apruebe los dólares. Por mi parte, los días que nos quedaban no me permitían hacer mi planilla para pedir dólares en efectivo así que confiaba en mi cupo ya aprobado y sin estrenar, en tarjeta de crédito.

Pedir los dólares en efectivo requiere presentar los pasajes aéreos impresos. Cuando Jesús metió los papeles en el banco solo tenía la pre-compra electrónica y las esperanzas. Yo si bien tenía aprobado el cupo de dólares para usar por tarjeta de crédito no tenía PIN válido para activarlo y el trámite por mi agencia bancaria demora 10 días, sin excepción. Sin el PIN de la tarjeta, tener el cupo de dólares aprobado y no poder usarlo en el exterior, es un drama como tener a la mamá y tenerla muerta: es decir: es inútil. Así que me fui a la agencia principal del banco y rogué a Dios ayuda.... y tanto a Jesús como a mí, nos la dio.

A Jesús le dieron los dólares a última hora del miércoles previo al viaje; yo logré nuevo PIN ese miércoles a medio día, lo probé vía web en la tarde pero realmente lo verifiqué en un ATM local la mañana del jueves.... ese mismo jueves en que debíamos estar montándonos en el avión. De hecho, una vez probé la tarjeta con éxito en el ATM local, llegué a casa, me cambié de ropa y corrí a terminar de armar maletas, pues el taxi que nos bajaría al aeropuerto llegaba a casa en menos de 35 minutos.

Reto 3: hotel.
Todo suena ok a estas alturas, ¿no? solo que el lunes comenzamos la semana SIN reserva de hotel. Ese día tuve que salir de mi trabajo para ir a las oficinas del mayorista de turismo, porque tenían problemas con el punto electrónico de pago. Dejé todo y me fui desbocada. Cerraban a las 12:30, debía hacerse el pago hoy y me avisaron a las 11:45. Crucé la ciudad, llegué al lugar, me estacioné y estaba frente a la recepcionista jadeando en 20 minutos; todo un record en hora pico aquí en esta ciudad. La sorpresa: la chica impávida me informó que la caja estaba cerrada porque "ellos terminan media hora antes" y me pidió que regresara 2 horas más tarde. Exploté. Justo en medio de mi volcánica reación me llamó el chico de la agencia de viajes y me lo comí al teléfono. Esto es un irrespeto. Señora entienda. Cancela todo. Disculpas, disculpas, disculpas hoy no hay nada que hacer. Regrese más tarde.


Me fui furiosa y con hambre. Mi hora del almuerzo finalizaba, seguía sin hotel y viajaba ese jueves. Por internet conseguí un par de sitios que sonaban bien y el precio era sorprendente. Un par de llamadas a mi esposo. Furioso él, furiosa yo, buscamos por acá y por allá. "Déjame ver si consigo algo mejor" fue su respuesta pero ya no le paré más. Llamé directamente a Panamá a 1, 2, 3 hoteles. No hay cupo señora, verifique en tal parte... conseguí uno que se veía muy bien en fotos, hice la reserva web y recé. La confirmación llegaría el martes. ¿Quedaría algo de cupo en dólares para compras por intenet disponible en mi tarjeta de crédito? ¡ojalá!

El martes amaneció sin confirmación en mi email. Así que los llamé. ¡Ah sí señora! todo en orden con la reserva. ¡¡¡GRAAACIAS!!! y respiré aliviada. El detalle: esa tarde me llamaron de la oficina del mayorista de turismo verificando cuando pasaría a pagar la reserva del hotel que ellos me habían hecho, y yo no les pude atender porque estaba reunida.

El miércoles los llamo y les repito que no la tomaré y entonces explotan ellos: debe pagar la penalidad por cancelar la reserva con menos de 72 horas. ¿¡¡QUEÉ?? Exploto yo: FORGET-IT. Mi agente de viajes no aparece, le mando emails, le dejo mensaje de voz. No voy a pagar nada, esa penalidad nunca me fue indicada, el estandar es 24 horas y yo cancelé con 25 horas de antelación. Señora, son las reglas, espere nuestra confirmación de si procede o no su reclamo.... pero esta señora ese día miércoles tenía asuntos más importantes que atender: dejar mi trabajo todo al día, resolver el tema del PIN, hacer maletas, buscar tiendas. Así que corté el tema y pensé en PANAMA.


Y a Panamá llegamos sanos y salvo. La agencia de viajes se entendió con el mayorista y no procedieron los cargos ficticios. El chequeo en el aeropuerto fue super veloz, el vuelo salió puntual y llegamos a un muy bien ubicado hotel -nada lujoso- listos para comprarle las cosas a bebé que está por nacer en pocos meses.

sábado, abril 26

Triste pérdida: se nos murió

... nuestro casero.

Han sido días tristes en la casita. Nuestro casero, el Sr. A. falleció luego de estar viviendo Alzahimer por unos meses. Para nosotros fue una pérdida inesperada, nunca pensé que el Sr. A. se nos fuera tan de pronto, hacía unas semanas que su esposa nos había comentado que estaba muy bien, que le había preparado una torta casera y la habían compartido con sus amigos en el geriátrico. Pero esta enfermedad es muy agresiva. A.veía desmejorando lentamente.

Uno quizá no se daba cuenta, pensábamos que entre la edad y sus achaques eran normales algunas conductas... luego de un tiempo confirmamos que no eran manias, ni chocheras como decimos por acá, eran rastros de la enfermedad que se manifestaban cada vez con mayor frecuencia e intensidad.

A. tenía poco más de setenta años. Lo conocimos cuando nos mudamos a la casita y dee el primer momento le tomamos mucho cariño, sabíamos que sería una persona muy particular, conquien reirnos de vez en cuando y con quien en cierta forma desarrollamos una relación de amigos más hacia lo familiar, que hacia la fría relación "cliente-proveedor"; yo solía decir que era como un abuelito prestado que nos habíamos ganado.

El señor A. empezó a decaer luego de una serie de pérdidas que por lo visto le marcaron con mucha fuerza. En el mismo año se fueron Rembrant,el fiel can que convivió con ellos por más de 9 años; luego su hija fue transferida a otro país y con ella se fue su única nieta, la niña de sus ojos, y por último, falleció su mamá. Este último suceso marcó el inicio del descenso de su salud.

Pensamos que quizá el impacto hizo que se aislara de todo y prefiriera aferrarse a sí mismo. Y poco a poco se desconectó, se alejó, se ocultó y nos fue dejando de lado. La Sra E. tuvo que buscar ayuda, poco a poco se fue apagando en cada aspecto de su cotidianidad, se fue olvidando de los rostros, las costumbres, las rutinas, los lugares y no regresó de su proceso. Se necesitó ayuda adicional, especializada y la Sra. E., una señora mayor, con problemas en la rodillano podía seguir atediéndolo sola en su casa, así que tuvo que internarlo. Eso fue en diciembre 2007.

Esos fueron los últimos días que lo vimos. Meses después, la noticia. Nos enteramosen la noche. Una llamada telefónica que Jesús extrañamente atendió y manejo todo el tiempo. La Sra. E. no quería que me enterara, ella siempre ha sido muy discreta. A la mañana siguiente el servicio fúnebre y la cremación. Casi no llego a despedirme pero lo logré. Entré en la capilla y el padre empezaba la misa de despedida, muy linda, muy clara y sencilla. Junto al féretro del Sr. A. su familia, amigos cercanos de toda su vida, su fiel Juanita y al fondo bebé y yo. Un último adiós a un viejito querido que nos hizo reir con sus muchas bromas y sus conversaciones simples.

Descanse en paz Sr. A.

jueves, abril 17

Ando de carreras: y todo bien

... gracias a Dios el embarazo sigue avanzando muy bien.

Luego de mi sustico de comienzos de mes de Abril, todo va marchando muy bien. Como les decía en el post previo, tenía cita médica en los días siguientes a ese feo sábado y ambos médicos me dijeron como botton line que las cosas iban chévere, y finalmente, me tranquilice 100%. Fue así:

La primera consulta, la del lunes, no fue un camino de rosas. Por alguna extraña razón mi doctor de confianza tenía "el apellido atravesado" lo que significa que su humor no era del todo ligero. R. me ragañó por casi todo: ese día justo llevaba unas botas con algo de tacón mediando (no alto ni fino, sino mediando y muy grueso), ese día cargaba conmigo el carrito del laptop (que es aparatoso y grande porque me acaban de cambiar la máquina mientras me arreglan la mía que es chiquita y más ligera) y además no había ido a su cita previa (pero OJO sí me chequeé con el otro médico). Con esos preliminares solo faltaba algo: salud, y para él este tema resaltó.

Me regañó por tener 1 kilo y 1/2 de más. De mi peso regular he aumentado 6 1/2 kilos, lo que supone que subí como kilo trescientos en un solo mes y eso le molestó bastante. ¿Y qué significa esto?... ¿Pero no que al final si subo entre 8 y 12 kilos es normal?, solo me he pasado medio kilo... No está bien. Subiste demasiado entre el último chequeo y hoy, no vienes; no haces caso y lo tomas así. Después vendrás conque ¡R. este parto está dificil! y ¿qué te puedo decir yo?... No haces caso.

Me regañó por faltar a la consulta del mes pasado, me regañó por usar tacones, me regañó por haberle comentado que había viajado la semana anterior y que haría 2 viajes más por avión antes de terminar el mes, a razón de 1 semanal y quería cerciorarme de que no causaría problemas.

Me regañó también por estar llevando la laptop, me regañó porque le hice muchas preguntas (¿R. y es cara, pasa algo?; ¿esa qué parte del cuerpo del bebé es?, ¿ese ruido es qué cosa? ¿y el dolor que tuve el sábado? etc.) y claro está, el médico es él y yo, con esa preguntadera parecía que no estaba confiando en las pocas frases que me decía ... ¡en fin! Ese día tenía el judío bien judío y yo me sentí en mi interior como la peor prospecto de madre, de TODA la tierra.

Lo irónico: finalizado el chequeo y ya en su oficina sentados, se me quedó viendo y con su casi sonrisa me dijo muy amigablemente: A ver, ¿tienes preguntas? y yo típica Martis le dije medio molesta ¿¡para qué si ya me regañaste por preguntarte lo que tenía que preguntar?! y seguimos con nuestra vida. En ese momento R. sí bajó el tono de viejo regañón, me recetó aspirina infantil para mejorar la fluidez de la sangre en las paredes uterinas; bebé pesa casi 400 gramos y el dolor que tenías puede ser por las adherencias: recuerda que tuviste operaciones por esa zona y se formaron adherencias; es normal que con el peso del bebé se resientan; seguirán doliendo hasta que se rompan o mientras se estiran; tu bebé está creciendo y se mueve, así que también podría estar haciendo presión en las viejas cicatrices, bla, bla... Listo, nos vemos el mes próximo.... Las adherencias, eso fue lo mismo que me dijo mi mami; vaya ¡qué memoria oportuna la de ellos y fraudulenta ocasional la mía!.

Dos días después, ya moralmente menos adolorida pero igual de cuidadosa, me presenté a mi otra consulta médica. M. no es malo, al contrario; es un tipo muy simpático, práctico en exceso y muy directo al grano. Aun no le tengo tanto aprecio como a R. pero igual ahí vamos. La cita con él fue veloz. Peso, anjá...¿No he subido mucho? no vale, estás bien, estás en rango, sigue comiendo sano y sin excesos...ecosonograma, bien, bien, esta es la pierna, estas las manos, mira la cabeza, la barriguita,...¿eso ahí abriendo y cerrando es el corazón? sip está latiendo bien... anjá.. listo, listo.

¿Todo bien y en orden? si claro. ¿Y el dolor que he tenido así y tal y cual? Es normal, recuerda que el bebé se mueve, está creciendo, a veces puede hacer presión en un extremo y eso puede molestarte.... Recipe: jarabe de carnitidina para que bebé crezca más. ¿Está todo bien, en serio M.? sí vale Martis, el bebé está en el rango adecuado. ...Listo hasta el mes siguiente. Impactante.

Una futura madre primeriza y angustiada no es material suficientemente fuerte para aguantar regaños de su médico de confianza... lo bueno: que desplanzado el mal rato, el diagnóstico de ambos se mantuvo: todo está bien, el embarazo sigue normal ¡ah! y puedo viajar en avión por un rato más -sin abusar- sin rollos, así que haremos planes para irnos de shopping de todas las cositas de bebé, pues aún no he comprado absolutamente ¡NADA! de las cosas más importantes: cuna, coche, esterilizador, etc.

NOTA: ¡Besos! besos y más besos. Leí sus comentarios, gracias full por estar pendientes de nosotros, tanto por email y por el blog. Las quiero muchísimo y me encanta tenerlas de amigas. que sean virtuales o no, son un pedacito muy importante de mi día a día y tanto para mi como para bebé es un alivio rico tenerlas cerca. Les mando a todas un BESO ENORME con todo mi cariño. ;-)

Tags:














domingo, abril 6

Malestares: el embarazo de pronto pega

... y tengo que estar toda la tarde acostada porque bebé decide presionar algo en su constante jugueteo en mi vientre.

La barriga se me ha dado con muy pocas molestias. Ocasionales dolores de cabeza, una que otra puntadita en el bajo vientre y quizá dolor de espalda, es la lista de síntomas que más me han afectado, pero ayer fue distinto; ayer bebé se hizo sentir con intensidad y eso me puso de malas.

Quizá fue que me excedí acomodando libros en los estantes de la biblioteca nueva (que lleva más de dos meses a medio llenar), o quizá me pasé de la raya arreglando un pequeño incidente que ocurrió en el baño y ameritó lavarlo completo. Lo cierto es que me tuve que acostar por media hora a las 3 de la tarde, acurrucadita como un bebecito, quieta, para que la puntada, como jalón muscular se disipara. En ese momento apenas había parecido. Media hora de descanso bastó y me arreglé para salir a visitar a mi mamá o hacerme las uñas, lo que ocurriera primero.

Quizá fue mejor que no tuve éxito en ninguna de las metas: mi mami había salido y las 4 peluquerías que visité ya tenían copada la lista del manicure. Así que me resigné y volví a casa, justo a tiempo para que al bajar del carro volviera el dolorcito, insistente, más agudo, más penetrante, que se afincaba cada vez que avanzaba un par de pasos o me enderezaba.

Tranquilita, quietecita aguanté los reclamos de mi esposo preocupón por mi irresponsable salida. Merendamos y me metí en la cama. Desde las 6 de la tarde no me volví a parar, si acaso 15-25 minutos para hacerme la cena e ir al baño antes de dormir. El dolor no cesó. Me quedé 2 horas casi inmóvil en la cama viendo una peliculita con Jesús y la molestia estuvo conmigo, persistente, constante.

Me acosté de espaldas, me acosté de lado, del lado contrario del dolor, nos acurrucamos juntos y nada. Ya tenía mucho mal humor pero yo siempre una dama, seria, firme, sin quejarme mucho... mi carita de pesar y mi excesiva tranquilidad me delataban;
háblale a bebé esposa, dile que se quede quieto... y yo haciendo masajitos y recordándole que ya no me gustaba ese dolor, que no se molestara conmigo, que si estaba molesto porque quería quedarse en casa regando las matas en lugar de acomodando libros y moviendo pilas CDs de un lugar a otro... y él nada, el dolor no cedía.

Mientras me hacía mi cena mi mami llamó. Estaba regresando de la calle y se fijó que le había dejado un par regalitos en casa, y llamó de lo más animada; pero al oirme el tono de voz supo que algo andaba medio mal. Las mamás son unas bellezas muy poderosas que uno tiene cerquita y a veces con solo oirlas una se empieza a sentir mejor.
Hazte una manzanilla y acuestate en posición fetal, síp bueno, eso había servido temprano pero no pensé que hacerme un ovillo sería la solución. Yo no quería tomar analgésicos (y ya hasta dolor de cabeza me estaba empezando como consecuencia del otro asuntico) aunque comenzaba a preocuparme en serio.

No te preocupes hija, la manzanillita tibia luego de cenar y te acuestas; es que tu a veces te excedes un poco, debes bajar el ritmo.. si claro, claro, tengo la cabeza del tamaño de un melón pensando que quizá hice algo mal, que si me moví así o que si levante el peso así...y de pronto mi mami dió en el clavo: ¿qué te ha dicho Rafael (mi médico de siempre) antes? ahhhhh cierto, pues el dolor es donde suele molestarme de cuando en vez, así que puede ser eso: las adherencias, y como bebé se mueve y necesita espacio, quizá está incómodo y se está afincando donde no es. Caso resuelto, paz mental, tranquilidad de alma. Gracias mami, charlar contigo ha aclarado la vida una vez más.

Ciertamente no me tomé la manzanilla, se me olvidó, pero luego de cenar, seguí tranquilita como una paciente demasiado obediente. Me acomodé y me acosté arropada con el cuerpo de Jesús hecha un ovillo de mí misma. Luego a dormir ya calmada, casi sin notarlo la molesia se fue por donde vino. ¡Eso es una mamá! ella sin saberlo llamó justo cuando la necesitaba, yo no sabía que me hacía falta oirla y todo fue perfecto.

Este ha sido el primer sustico en serio que bebé me ha dado. El dolor era muy agudo, aún
hoy camino con cuidado y trato de sentarme muy derechita para que ni por casualidad se despierte el malestar de nuevo. Hoy no cargué ni una bolsa de compra de mercado y tampoco fuimos a caminar en son de ejercicio dominical, como siempre hacemos, nada de eso. Ese dolor no me gustó, nada nada. Mañana tengo consulta médica y será la pregunta recurrente hasta que Rafael me diga lo de siempre: estás bien mi niña quédate tranquila.

Bueno... es que eso de estar transitando por la maternidad se me da bien, pero al mismo tiempo choca un poco con mi forma habitual de ser y eso es un proceso que aún va ajustándose. No tengo respuestas, no tengo experiencia y no puedo medirlo ni controlarlo, solo intuirlo y sentirlo, vivirlo conforme pasan los días y cada día para mi es toda una nueva experiencia.

Tags:













domingo, marzo 30

Subiendo al Cerro El Avila: primer paseo de bebé

... aunque él no lo sepa todavía.

Teníamos casi un año sin subir. Con el tema del embarazo nos daba como
cosita porque el terreno montañoso tiene sus tretas, sin embargo, la sequía invitaba a tomar el riesgo. El día amaneció super despejado; quizá en unas semanas no podamos hacerlo, sea por mi barriga sea porque los guardaparques decidan restringir el acceso al Parque Nacional El Avila en vista de los incendios forestales, típicos de esta temporada calurosa y seca. Había que intentarlo. Ni siquiera me molestó tener que madrugar un bello domingo a las 6:45 am. No tenía una posición 100% firme respecto a ir ni a quedarme en casa; estaba a favor de intentarlo y según como me sintiera seguir avanzando en la caminata o desistir.

Lo bueno del plan es que en lugar de subir por la famosa, empinada y matadora (por lo extenuante de
la ruta) subida de Sabas Nieves, nos fuimos para Quebrada Quintero, un paseo menos riesgoso y más bello por lo accesible de la quebrada.

El Avila National Park Rangers Llegar a Quebrada Quintero es llegar a otra parte. Es increible la paz y tranquilidad que uno puede disfrutar sentadito en las piedras que bordean la caida de agua, usar los troncos como pasamanos, y adentrarse en el pozo... o al menos llegar muy cercano a él.

La Quebrada Quintero es una especie de gran pared de roca natural que aparece al final de
un camino de agua. El agua cae a chorros por la piedra haciendo caminos o chorros de variable intensidad; el pozo a sus pies es el charquito más atractivo pero muy pocos se aventuran. Tiene muy escasa profundidad, pero como el agua es ¡tan fría! lo mejor es quedarse en la ribera para admirarlo con tranquilidad.

La subida se me hizo muy sencilla. Debe ser por lo entrenados que estamos últimamente
(jeje, increible pero cierto). Mi suegra, que subía por primera vez siguió el paso muy bien, íbamos paseando a un ritmo adecuado, sin exigirnos mucho pero sin hacer pausas en el camino.

Llegamos a muy buena hora, todavía se disfrutaba la tranquilidad que la poca gente permite mantener en el lugar. Luego de las 10 am la situación cambia de forma radical y solo nos dan ganas de seguir caminando, cada vez más lejos, hasta llegar al próximo paraje tranquilo, con la quebradita o caida de agua tímida y apacible. Hoy a esa hora ya íbamos de regreso.

Después de estar disfrutando la quebrada por un rato, de mojarnos las manos
(y pasármelas por la panza para que bebé sintiera lo fríita que es) pensamos seguir subiendo un rato más. La ruta se veía empinada pero nos sentíamos tan bien que íbamos a darle; pero un resbalón inusitado de Jesús en una de las rocas del río nos hizo reconsiderar. Avanzando entre las rocas para cruzar hacia el suelo, pisó una piedra firme pero no tuvo agarre por el moho y la humedad; cayó sentado en el agua helada de zopetón. Si bien el amigo se recompuso rápido, preferimos regresar. En el vano intento por evitar una caida peor, Jesús apoyó las manos sobre las piedras y se torció especialmente dos dedos de la manos izquierda. Al momento no se quejó conmigo ni demostró gran importancia cuando se lo mostró a su mamá, pero una vez a solas conmigo, viendo que se inflamaban y que el enrojecimiento parecía querer quedarse en su mano, si nos preocupamos alguito. Pensábamos que un esguince sería el resultado del incidente.

Por suerte, el frío del agua, la buena fortuna, la energía metafísica que dicen que habita
en el cañon de Quebrada Quintero o lo que sea, la hinchazón ha disminuido a estas horas de la noche. Jesús siguió moviendo los dedos con frecuencia luego del golpe, articulando, manipulando, trató de mantener activa la zona con cuidado de no agravar la lesión. Ya no parece necesario aplicar ungüento, lo que sí es cierto, es que el paseo tuvo de todo: una trama completica que hasta incluyó el ingrediente inesperado del suspenso y la acción que el accidente trajeron consigo.

Queremos regresar. Estuvo demasiado bueno. La barriga y la sequía dirán como van las cosas. Vale la pena regalrse una vueltica a Quebrada Quintero. Se le llega entrando al parque nacional El Avila por Sabas Nieves en la urbanización Altamira. Justo cuando el camino presenta la primera bifurcación, tomar a la derecha y seguir caminando la aparentemente tranquila subida. Cuando aparecen las escaleras hay que seguir a la derecha para estar montados en la ruta que desembocará en la bella quebrada.

Este es un paseo sin desperdicios, 100% natural, relajante y muy gratificante.... además, no hay que pagar nada.

Mi orgullos jardín: finalmente voy aprendiendo

... a cuidar más que a matar a las platitas que adorna el patio de la casita. Simplemente he tenido más bajas que altas en esto de la jardinería pero sigo intentándolo y finalmente parece que las cosas van siendo productivas.

Estoy orgullosa de haber mantenido vivas ciertas plantas que estaban cuando nos mudamos. Orgullosa de que sigan floreando y de que hayan mejorado con el tiempo. Ese es el caso del rosal.

La dueña de la casa tiene 4 matas de rosas,altas, expandidas, con unos cuantos años de vida que siguen floreando cada semana. El reto para alguien como yo era no matarlas e incluso ayudarlas a vivir bellas como estaban siempre.
Luego de algunos raspones y uno que otro tímido pinchazo hoy en día soy yo quien poda las rosas, las corta si están muy altas, arranco el exceso de tréboles en sus cercanías, desmalezo la cerca detrás de ellas para que se vean bellas, "cosecho" las flores justo antes de que el viento las despeine y rieguesus pétalos por toda la grama; soy yo quien está pendiente de si crecieron mucho o si alguna enredadera abusiva trata de atrapar un botón entre sus hojas.

Cada quince días aparece un puntito rojo en la mata. Ese puntito rojo es un retoño que empieza su camino y conforme crece es como una rama vinotinto llena de hojitas rojizas. Se ve muy genial.
Hoy el rosal siempre tiene puntitos rojos y me encanta. Chequeo los nudos, le quito los capullos secos o acabados, me esfuerzo por recordar siempre que debo cortar las ramas por los nudos en diagonal para que el tallo no se trunque, sino por el contario,
siga retoñando o siga creciendo. Realmente me siento orgullosa.

Me fijé hace días que tiene pulgones una de las ramas secas y pensé en comprar insecticida para aplicarlo yo; pero en vista de la toxicidad prefiero esperar que el jardinero aparezca el mes próximo se encargue del tema. Mientras tanto he logrado que crezcan hojas nuevas donde antes había solo ramas secas, y hasta una de las matas más débiles, que estaba en franco camino a su extinción, me regaló la semana pasada una hermosa rosa rosada y ha empezado a tomar fuerza una ramita esquiva que corona un capullito prometedor.


No creo que haya desarrollado la experiencia necesaria para sembrar un rosa de cero,
(aunque lo he pensado en estos días) pero me siento feliz por mantenerlas viviendo una buena vida. Mi reto ahora lo extiendo a la grama. La sequía esta fuerte, no llueve desde hace semanas, el sol es implacable sobre la grama del patio y el racionamiento de agua no ayuda mucho. Como quiera que sea estoy decidida a mantener la grama tan verde como sea posible y también allí estoy logrando la meta.

El jardinero se alegró cuando vió que el trabajo de la semana era más barrer las hojarazca de los mangos en vez de pensar replantar la grama o tomar medidas extremas para su recuperación "Ahhh.. la tiene verdecita" y yo sonrisa colgate en mi interior.
La sequía aun tiene camino que seguir, y yo
cada vez menos tiempo en la semana para atenderlas. Sin embargo ahí vamos, constancia, paciencia y pidiéndole a mi esposito y a la señora que limpia que se acuerden de echarle agüita que no sean pichirres, al final del día, a todos nos encanta ver por la venta el jardín lleno de flores y la grama provocativamente verde.