lunes, marzo 26

Cumpleaños que vienes: el almanaque no cesa

... de avanzar, aun cuando uno anímicamente ni se entere del paso del tiempo. Ya me adentro entonces en la treintena y todavía me veo como una pichona de veintitantos.

Me siento como el tipo aquel que hace unos desafortunados años coreaba por cuanto canal de televisión pudiera "El 28, el 28, el 28, el 28" y bueno en mi caso el 28 SÍ es la cosa. Es el día de mi cumpleaños. Ya me preguntaron qué haría ese día, qué planes tengo, qué y donde es el sarao. Yo ni me entero. No he hecho planes. La verdad es que la temible crisis de los treinta no me ha afectado... a menos que sea la negación el primer indicio de la terrible etapa y tal como ocurre con los adictos, estando dentro del problema no me fijo de nada.

A veces hablando con amigas les señalo que buscarse un novio cuarentón es una locura, que hombres mayores de 35 ya son viejos y qué se yo... el tema es que como me sigo viendo/sintiendo en mis veintitantos, cuando converso con amigas más jóvenes que claman por parejas mayores a 33, me incomodo porque me suena a muy adulto-serio-aburrido. Cosa más errada.


Lo cierto es que crisis o no, adultez-aburrida o no, estoy en la puerta de un nuevo aniversario de nacida. Es inminente y aún no he pensado en la fiesta, en los regalos, en los invitados, ni nada. Realmente quisiera irme de rumba como antes, a bailar toooda la noche. Esto, evidentemente, quedaría postergado para el fin de semana porque en día de trabajo no me comprometo a trasnochos así. Lo del viaje es un regalo pendiente. Quizá aparte fechas y planes para que en mayo nos lancemos a la aventura del año, recorriendo parajes nuevos, o ciudades interesantes locales o extranjeras. Tengo que planificar todo ya, o se me juntan las temporadas altas con los presupuestos estrechos familiares. Escucho ideas, como quien dice.


Pero no todo es distracción mental respecto al gran día. Nada que ver. Me he ido consintiendo estos días. Me compré unas cosillas de vestir hace par de semanas. Hoy amanecimos con un pintor reparando y embelleciendo las paredes de la casa. El domingo estrené cortinas ¡bellas! y así vamos. Me regalaré de primera instancia un repotenciado corte de cabello. Ejecutable el sábado, jajaja.

Quizá la terribe crisis no me haya tocado porque desde los 25 no me enfoco en los años que tengo. Una fiesta es una celebración. El empaque sigue viéndose bien, sintiéndose bien, funcionando bien. Me tocará más trabajo físico este año; igual espero hacer muuchas cosas en este año, algunas de ellas ya están en curso. Creo que eso es lo único que recuerdo del día del cumpleaños: que se inicia un año para que cristalicen planes y proyectos. Un momento para repasar qué quedó pendiente y cuán enfocada estoy en mi plan de vida. Cada cumpleaños se me hace una excusa para seguir celebrando la vida, reencontrarme con quienes amo, agasajarlos, compartir con ellos y olvidarme, eso sí, de la agenda laboral, de las colas citadinas, de los pagos pendientes y disfruto un nuevo inicio, una continuación, un relanzamiento, un nuevo y maravilloso impulso. ARRIBA los cumpleaños, ARRIBA la fiesta y la celebración.

5 comentarios:

Monique! dijo...

¡Martucha la viejucha!

Evelyn dijo...

Mónica se pasó, jajajajajajajajaja
Ahora en serio: amiga, siempre la he admirado por esa visión frente a los cumpleaños... yo lo admito... soy una tonta que se siente mal con cada velita adicional en la torta (no con el hecho de seguir viva) y a veces prefiero ni ponerlas... pero en fin: arriba los cumple de Martiña!!!

Lindisima dijo...

Que bueno es el poder cumplir años y sentirte joven, llena de energía, y que uno se siente acorde con la edad biológica sino que te sientes y te ves de menos, pienso que la el secreto esta en vivir la vida con felicidad, y tranquila, un besoteeee

Lindisima dijo...

Hoy es 28 y te quiero desear un Feliz cumpleañosss, pásala rico, y que la vida te llene de muchos pero muchos regalos, besito.

martis dijo...

Chicas lindas, gracias a todas por sus comentarios. Monic como te dije amiga mia ahora es cuando estamos en el mejor momento, nada de viejucha.
Eve, la crisis es pura bulla, uno gasta energia en eso y se le olvida pasarlo bien. Animo, únete al movimiento DISCULPA: disfruta el cumpleaños, sin culpa!.
Lindísima, gracias gracias gracias por los bellos umplidos :) y los buenos deseos de regalos, torta y felicidad.
Besitos y abrazos a todas.