martes, marzo 13

Inocencia y candidez: little miss sunshine

... ha sido como un viaje de optimismo en medio de una semana intensa.

La vimos la semana pasada. En la camita, tranquilos. Fue medio complicado empezar la proyección porque entre el agotamiento mental y la cena en preparación, había que interrumpir en ocasiones para dejar todo preparado. Hasta que lo logramos Little Miss Sunshine empezó y nos metimos en el mundo de la disfuncional familia Hoover. Y vaya que es una familia triste, estresante, con minima comunicación entre sus integrantes y con una profunda necesidad de reconectarse con el optimismo y la vida. A mi modo de ver ellos sobreviven en su rutinario trajinar, sin mayores incentivos más que una promesa de éxito que los lleve a la estabilidad económica y por extensión a una mejor vida.

Y no es así. Es viviendo como familia, asumiendo un compromiso infantil, un sueño alocado, casi como una rabieta de niños caprichosamente llevada a su máxima expresión, como se reconectan con su situación, con sus sentimientos, con su fuerza.

Muy original, muy divertida. Con mensajes oportunos que aparecen como al descuido, y con una dosis de humor muy bien calculado. Me divertí muchísimo. En esos 110 minutos de película descargué muchas de las tensiones que había acumulado en los días previos y sentí que muchas de las frustraciones, de las angustias y de los sueños que se desvancen estaban cerca de mi -en otro tiempo y contexto distinto, pero con el mismo trasfondo- Es simple, es clara, es directa es humana y bella. Es de esas películas donde los cuadros estáticos trasmiten tanto como las escenas de acción de los personajes. Es muy ocurrente y genera risas sinceras.

Uno se rie de las desgracias, de las soluciones absurdas surgidas por las necesidades y se rie de la falsedad de las personas que se desviven por un concurso de belleza 100% superficial. ¿Se horrorizan de que alguien les muestre la realidad de su mundo de ensueños, con un toque de realidad adulta sin malicia? jajajaja, cuando la pequeña Olive empezó a bailar ya no podía detener mis risas.

A mi modo de ver, Little Miss Sunshine es una película obligatoria. Hay que verla y sin darse cuenta uno llega a amarla. La familia Hoover es un retrato de muchas de nuestras familias, de nuestros momentos día a día, y sin embargo, en ese mundo apático, aburrido y sin sentido, está Olive y no puedes más que adorarla. Creo que esa candidez debería permancer de adultos... sería más divertido.

Señas:
Little Miss Sunshine
Directores: Valerie Faris y Jonathan Dayton.
Protagonistas: Steve Carrell, Greg Kinnear, Toni Collette y Abigaíl Breslin
Distribuye:
Fox Searchlight Pictures, 20th Century Fox International.

6 comentarios:

Lindisima dijo...

yo la quiero ver tengo curiosidad, saludos y un beso,

CAROLA315 dijo...

Me siento a ver cualquier pelicula, la que sea, en el cine o en el comodo sofa de mi casa y le pregunto a mi esposo, con cual personaje se identifica mas, lo mismo hago, no hice si no quedarme sintiendo el respiro de felicidad y amor que hay en Olive, fui ella toda la pelicula, hizo tan creible el hecho de darle todo su apoyo a su hermano, sin decir una sola palabra, su talento espontaneo para tratar de ganar el concurso, eso pasa, claro que si, en muchas ocaciones nos provocaba hacer entrar en razon a su padre, Greg Kinnear, que no reflejara tanto sus propios fracaso en sus acciones y que el mismo fuera el mejor modelo de inspiracion para su hija. Es cierto lo que dices, muchas familias que vean esta pelicula se pueden llegar a sentir tan identificadas, pero lo que no entendi, fue por que el Oscar al actor que interpreta al abuelo, despues de... le da a la trama un sentido menos creible, a mi parecer.
Pero en general, si me gusto, sabia que tenia que verla.

Saludos

martis dijo...

Lindisima tienes que verla, de veras que pasaras un rato muy ameno.
Besitos!

martis dijo...

Carola, bienvenida a mi blog. Me pasó como a ti con Olive, me sentí como ella gran parte del tiempo, es tan alegre su perspectiva de la vida, que me reconecta con un optimismo que a ratos se apaga por el trajinar diario.
Besitos!

Monique! dijo...

Le haremos caso, y yo le recomiendo a usted que vea Hotel Rwanda alquilada o como sea, pero hay que verla, un must.

¿Y los tomates?

Slds

Jesús Nieves Montero dijo...

llamar incluso a la familia hoover disfuncional posiblemente sea pecar de impropiedad en el lenguaje, tan leve parece ser al comienzo el vínculo que los une...

sin embargo las ilusiones, las pérdidas y la autoaceptación los reencuentra y a ellos y a uno se le olvida, que en la esquina espera un mundo que mide en victorias y derrotas, en porcentajes y miles de millones nuestros actos y omisiones...

salud!

j.