martes, junio 6

El 6 del 6 del 06 (parte I)

Siempre me ha llamado la atención las cosas sobrenaturales (reales o imaginarias): desde el ocultismo, los ovnis, pasando por la parapsicología, la brujería, hasta temas más "fantásticos" como los vampiros. Puedo decir que me he acercado más a unos que a otros, en los términos que cualquier mortal puede experimentar. y lo he hecho desde pequeña. Cuando estudiaba en el colegio de monjas, siempre circularon leyendas de huesos en lugar del percusor de la campana principal de la iglesia; que si el fantasma o espíritu de alguna monja o persona fallecida en el colegio asustaba a las estudiantes que merodeaban tarde por los pasillos; que si la piscina la habían convertido en una arena de salto largo después de que unas alumnas se habían ahogado y por eso el área donde se ubica esa arena se llama la "zona prohibida", etc., etc.

Cosas con las que una creció, husmeó, fantaseó y hasta se asustó cuando fue momento. Ya de grande algunas de esas curiosidades en lugar de desvanecerse aumentaron, como el interés por los textos más oscuros de la Biblia, esos donde están las profecías de Malaquías o los textos del Apocalipsis. Recuerdo que en una época me leí todos los libros del Apocalipsis y me parecían fascinantes; entendía poco (la Biblia que usamos era la tradicional latinoamericana, que viene sin explicaciones al margen y se apega mucho a los textos originales) pero me interesaban.

En una ocasión los crucé con las profecías de Nostradamus, que pude encontrar resumidas y comentadas en un artículo de la Revista Cábala (!!estamos hablando en algún momento entre los 1985 al 88!!) y me pareció que todo tenía taanto sentido que asustaba.. realmente. Con el tiempo pensé que esas cosas se me habían olvidado, pero resultó lo contrario. Más recientemente, viendo las coincidencias de los sucesos mundiales, las guerras, las tiranías desde su debut hasta su despedida, la reorganización de las naciones, fracturas de pueblos; los virus y amenazas biológicas que nos están atacando por todos los flancos (animal, vegetal y humano), he leído cada vez que pasa por mis manos, las profecías relacionadas con el fin del Mundo.

Es cierto que mucho loco ha salido diciendo que esto o aquello pasará, acreditando milagros y desacreditando oráculos, sin embargo, algunas parecen irse cumpliendo con aterradora precisión y por eso me surge la dudita terrible de vez en cuando: - ¿realmente estamos fritos y todo lo que ha pasado desde el 98 hasta nuestros días, son adelantos, piezas del rompecabezas del fin de los tiempos que se va develando progresivamente? - ¿realmente son coincidencias, surgidas por la sugestión de la mente; gestadas en el colectivo inconsciente?

2 comentarios:

Evelyn dijo...

De que vuelan vuelan... si bien es cierto que estoy segura de que la gran mayoría de esas cosas son juegos de nuestra mente, también es cierto que hay cosas que ni la ciencia (la formal, la de los estudiosos) ha explicado a pesar de su persistencia.
Así que aunque no creo en "contras" ni amuletos respeto a quienes las tienen... uno nunca sabe si ellos están más cerca de alguna verdad que yo no imagino...

Monique dijo...

Yo sólo les digo una cosa... léanse un libro de lo más interesante: "el año 1000", en donde se aborda el tema de los temores tanto de villanos como de reyes en los años 99X...

Realmente chicas, ojalá que no suceda nada. Mi percepción muy personal es que el infierno está aquí abajo, aquí mismito, para la gran mayoría de la humanidad que no tiene ni comida... esto es... como 4 mil millones de personas que viven en pobreza crítica...

...Y para nosotros, los afortunados que tenemos pan y demás... basta que piensen en la angustia inenarrable que hemos vivido varias veces... ya sea por novios, esposos, situaciones familiares, disgustos con amigos, preocupaciones de trabajo, dinero...

Ciertamente, gracias a Dios que quedan buenas cosas que compartir y que nos recuerdan que también tenemos -según Rosseau- derecho a un pedacito de cielo... allá arribita y ciertamente aquí abajo también...

Au revoir

Monique