jueves, junio 15

Good-bye, adiós, hasta la vista baby.. en fin!

Nunca son fáciles. No importa si uno los programa, los tiene medidas, así pelo a pelo para que no haya sorpresas. Decir Adiós o Hasta luego... las despedidas siempre apestan aunque uno se despida para estrenar nuevos nuevos horizontes, más cónsonos con nuestros deseos o estado actual.
Tengo un par de semanas con la vista en una posible despedida de una compañera de trabajo.. y resulta que el desayuno del día es la Despedida de un compañero de oficina a quien le he tomado cariño y aprecio.
Es así: intespectivo y razante.

Es que corren tiempos de cambio. Hoy en Jose, en semanas quizá será 1 ó 2 personas; mi hermana está en un periodo bajo en su trabajo, una amiga se despidió para aventurarse en España hace ya 2 semanas y estaba entre alegre y ansiosa, un poco triste y muy vulnerable; otra no compañera se fue de la antigua oficina donde trabajábamos y su aviso de Adiós fue por chat, breve, rápido y secreto "porque uno no puede estar hablando mucho por acá".

Cuando me fui de mi último empleo, la despedida fue rápida. Nunca me ha gustado hacer dramas y sobre todo me planteo conservar la compostura. Cuando algo se rompe, soy radical y no me paro en detalles. Esa relación se había roto y -lo admito- aunque el timming no fue el mejor, hubiera deseado que mi jefe -y amigo- inmediato estuviera presente hice lo que debía hacer y listo. Abrazos, reales y falseados, rostros tristes y alguno que otro aliviado, algo de sorpresa y sinceros good-byes de un par de personas... fue todo y ya. No fue planificado, siempre me han gustado los cortes limpios, así que solo seguí mis instintos.

Hoy me siento un poquito down.. otro buen pana dice Adiós y las circunstancias y las relaciones y el entorno se daña.
Que vaina con las despedidas.
Chao y buena suerte... gracias a Dios por el chat!

1 comentario:

Monique dijo...

Efectivamente Martucha, las despedidas deben ser lo más rápidas posibles, pero es toda una revelación ver las caras de la gente y leer sus ojos.

A mí me dolió muchísmo irme de Toyota, y luego me sorprendió amargamente ver que la vida continuaba, tanto para mí... como para ellos... as usual...

En fin, luego fue interesante ver que me llamaba gente que yo no me lo esperaba, para saludar, y que la gente que sí me esperaba no era la que me llamaba...

Lo importante es no quedarse "pegado" en el pasado, eso se dice fácil pero es todo un reto. Ahora hace un ratico, viendo el espacio de Evelyn, vi tantas, tantas fotos y tantos recuerdos que me dio de todo, una nostalgia tremenda, tremendísima, pero ¿qué?

Gracias a Dios aquí estamos casi todos, hermanazos y a la larga compadres o por el estilo, y los que no están, que les vaya bien, y los que han cambiado, excelente! todo es cambio y transformación en la vida, y lo bueno es que nos vamos a llevar esas foticos mentales a la otra orilla.

PD: por eso es que no escatimo en fotos...

Besote