lunes, abril 23

Turismo en 24-horas o menos: San Felipe (Edo. Yaracuy)

... Así viajo por estos días. Viajes ida por vuelta para conocer un poquitico más de mi país.

El 19 de abril nos lanzamos una de aventura y nos fuimos por tierra al estado Yaracuy, específicamente a su capital San Felipe. Aunque el viaje tenía motivos laborales (Jesús dictaba un taller) disfrutamos lo que pudimos como turistas por 24 horas (o menos). San Felipe es una ciudad muy interesante. Con un contraste de modernidad citadina y pueblo renuente a acelerar su crecimimiento.

Mientras en el Municipio Independencia se ha construido el nuevo terminal de autobuses y las maravillosas instalaciones del estadium, el Centro de Prensa (con un lujoso y muy cuidado Centro de Convenciones) y una elegante Cancha de Bolas Criollas.
En el Municipio San Felipe están las casitas viejas remozadas, la muy visitada gallera local, los súper modernos semáforos digitales (creo que son los únicos del país, así que los yaracuyanos están sentando pauta en esto), y San Felipe El Fuerte, un parque histórico que guarda memoria del pueblo.

Bautizado el "fuerte" por haber resistido muy bien
todos los ataques, asaltos y enfrentamientos que allí tuvieron lugar hace 2 siglos, se mantiene por desición. Incluso, hace años los lugareños rescataron la pila de bautizo original que fue arrastrada por una crecida de río, y la volvieron a colocar en su sitio. Hoy se dice que los asaltantes pueden sorprender al turista descuidado por lo que no es bueno pasear muy alejados de la entrada.

Pasamos sin poder entrar al parque Yurubí. Vimos los
actos conmemorativos del 19 de abril en la Plaza Bolívar engalanda con ofrendas florales y mucho rojo. Recorrimos todas las calles, paseamos por la parte alta de la ciudad (donde están las casas grandes y bellas), conocimos el centro comercial Central (creo que es el único centro comercial real que hay en la zona) y probamos una especialidad única: el pan Mojicón.

Este pan se hace desde 1912 por una misma familia yaracuyana. En 1917 abrieron
La Sucreña, una panadería muy bonita que está repleta de caricaturas de personajes importantes (hijos ilustres del estado y/o visitantes especiales). Al entrar el olor de nuez moscada y a dulzor es indescriptible, dan ganas de comerse tooooodos los panes. Comas allí o comas después una queda con una enorme sonrisa porque sabe delicioso.

Por ser pueblo no había donde almorzar temprano. Tuvimos que esperar a las 12:10 para comer rico en el restaurante de la posada La Cebolla. Un mesonero muy atento, reservado y diligente se encargó de nuestros hambrientos estómagos. Comimos carne a la brasa con yuca sancochada, arepitas (en realidad nada de arepitas, eran tamaño estándar), queso atelado (muy muy bueno), nata muy generosa, ensalada rayada nada pretenciosa y jugos de fruta. Lo mejor: muy bueno el precio.

Poco antes de entrar en la ciudad vale la pena detenerse en el Parque de la Exótica Flora Tropical, quizá el mejor parque de flores de latinoamérica y que se ha convertido en una referencia en el mundo entero. Dice la Guía de Valentina Quintero que es un sueño,
cuenta con alojamiento, carros tirados a caballos y lo que más me llamó la atención a mi: la posiblidad de caminar entre las copas de los árboles paseándo mediante guayas y poleas. Esta vez no pudimos entrar pero calza perfecto en un plan de turista por 24 horas.

Nuestra primera experiencia en San Felipe fue satisfactoria, se puede turistear sin problemas. Al llegar a la ciudad se tiene todo señalizado, la ciudad es limpia y sencilla de entender. Gran parte del recorrido hasta llegar a la ciudad es por autopista, y la autopista desde Morón está en muy buenas condiciones.

Tomamos carretera de regreso a casa poco después de las 5 de la tarde. Un atardecer bonito, tranquilo nos despidió de esta cálida ciudad y me dejó un rico sabor en la boca. Tengo que volver. Ya planeo escaparme solo para visitar con calma el Parque de la Exótica Flora Tropical, pernoctar y adentrarme en Sorte, solo para mirar... porque esa es otra de las pasiones de una chica curiosa como yo. Ya les contaré!

6 comentarios:

alexs! dijo...

wow que fino que hayas ido, amo a mi tierra hermosa xD

alejandra_writer dijo...

Yo vivo en San Felipe Martis.. (no naci aqui, pero estoy de paso.. pero el paso se me ha hecho LAaaaaaaaargo jajaja) Y andaba por los lados del fuerte el 19 de abril.. te habre visto?

Sabes, ese pan es BUENISIMO, no se que le hechan, pero QUE SABROSO ES!

Aun no he ido al parque de la exotica, nunca tengo tiempo, pero me han dicho que es bello

alejandra_writer dijo...

ah y Sorte.. no te recomiendo ese lugar, dicen que esta hechizado lleno de no se cuantos espiritus, que si tu no pides permiso para entrar te mantienen caminando en circulo, ademas muchas personas se dedican alli a la hechiceria y no se cuantas practicas prehistoricas y ocultas. Al menos ese lugar no me llama ni remotamente la atencion, debe estar plagado de diablos y quien sabe que mas..

Lindisima dijo...

que bueno conocer a nuestro país un beso

Tahylú dijo...

Me encantó tu narración.... sobretodo por que me trajo lindos recuerdo de mi preciosa Venezuela!. Saludos desde Chile.

pelirroja78 dijo...

que fino que la pasaste bien....