martes, enero 16

A una semana del transplante: ¡siguen vivas!

A pesar de los buenos deseos de amigos como El loco, y de ánimos empáticos como los de Eve, las matitas siguen vivas. Las transplanté hace 9 días, el trabajo fue limpio y el resultado hermoso en ese instante. Ahora bien, con mis antecedentes tengo que medir mis resultados a largo plazo porque mis matitas suelen morirse luego de que les meto mano.

Jesús se encargó de documentar mi trabajo. Tomó muchas fotos de todo el proceso y del resultado. Las subiré en casa para que las vean: una mata de navidad, los helechos, las matitas de pimentón y la enredadera antes, durante y después de su transplante.

Yo objetivamente creo que esta vez hay buenas perspectivas. Cambié mis preácticas. Por ejemplo, mi mayor falla era la intermitencia del riego. Las pobres sedientas me miraban y rogaban por agua aunque fuera en spray y yo ciega. Ahora como pongo más cuidado alerté a todos en la casa para que las regaran de a poquito cada día.

La estrategia funcionó muy bien la primera semana, pero tuve que hacerle un ajuste al asunto. Sucedió el domingo. Jesús las había regado, yo no sabía. Las ví como apagaditas y me dediqué a atenderlas, limpié las hojas, les eché agua y zas! inundación. La pobre enredadera estuvo nadando hasta el lunes... la estrategia es buena, tengo oportunidades de mejora en la implementación nada más.

Esta vez siento que la naturaleza y yo nos entendemos mejor. Quiero que llegue el fin de semana para tomarles fotos y hacer el comparativo. Quizá esta vez las matas sobrevivan y vivan bonitas... (aunque a los helechos no les veo buen futuro).

Ya les contaré. ;-)

2 comentarios:

Monique! dijo...

Mi niña:

http://www.tusplantas.com
http://www.infojardin.com

¡Éxito!

Monique

Jesús Nieves Montero dijo...

año nuevo, huerto nuevo...

salud y larga vida a la matitas!

j.